EL MUNDO DEL GRD - BOLETÍN N°4

EL MUNDO DEL GRD - BOLETÍN N°4

Nuevo modelo de financiamiento a hospitales públicos

En el año 2018, los hospitales terminaron con un déficit por más de $801 mil millones, de los cuales $358 mil millones correspondían a deuda de los recintos asistenciales con sus proveedores y $443 mil millones a recursos especiales para financiar la sobreejecución del presupuesto de la cartera.

Sobre esos datos, el entonces Ministro de Salud Emilio Santelices explicaba que el origen de esta deuda se encontraba en un aumento de la producción hospitalaria; respecto del 2017, las consultas médicas habían aumentado 10%, los procedimientos 9% y las cirugías 11%. Con esto se habría reducido la Lista de Espera Quirúrgica No GES en 11%. Además, afirmó que esto se había hecho disminuyendo las derivaciones de pacientes al sector privado (Fuente).

Estos datos pusieron en evidencia una vez más los  problemas estructurales de financiamiento del sector. Es decir, un aumento de la producción no tenía asociado un aumento del financiamiento, por ende se desincentivaba producir más.

Una de las novedades del Presupuesto de Salud 2020 es la implementación de una nueva forma de financiar la producción y servicios de los hospitales, a través de un nuevo mecanismo que considera el pago por egreso efectivo para hospitales de alta y mediana complejidad, llamado Grupo Relacionado a Diagnóstico (GRD), mecanismo que se aplicará inicialmente en 65 establecimientos y que permitirá en combinación con otras medidas, disminuir tiempos y listas de espera, además de estandarizar la calidad de la atención que se entrega a los usuarios.

El mecanismo de pago por GRD, se ocupa en Europa, EE.UU. y Australia. Esto permite compartir riesgos entre el financiador y el prestador,  generando claros incentivos a ser más eficientes y también a atender a más personas ya que los ingresos aumentarán en la medida que aumenten los casos resueltos, cautelando la pertinencia de cada hospitalización. Hoy día la productividad de los pabellones en Chile es de 3.2 cirugías por pabellón y es posible elevar ese número a 4.6 cirugías por pabellón.

Actualmente, el presupuesto de cada centro hospitalario se divide en dos: un 58% de PPI, que es un presupuesto histórico o monto fijo que reciben periódicamente, y el otro 42%, que corresponde a la cantidad de prestaciones realizadas. Este método “no permite tener el control, castiga a los que lo hacen bien y premia a quienes no, porque les dan un presupuesto fijo y no sabemos qué están haciendo exactamente” señaló el director de Fonasa Marcelo Mosso.

En el nuevo modelo, la principal partida del presupuesto de los servicios de salud se asignará al pago por egreso hospitalario usando la metodología GRD para determinar el valor de los egresos. En otras palabras, el grueso de los recursos se entregará contra producción y no por un monto fijo histórico. El monto que se otorgará a los hospitales por cada egreso de paciente dependerá del tipo de hospital, se decidirá a través de un precio basal calculado junto a la Dirección de Presupuestos (Dipres), y  se expresa en la siguiente tabla:

El presupuesto 2020 contempla, además, la asignación directa de los recursos desde el Minsal hacia los hospitales, omitiendo la administración que hoy corresponde a los servicios de salud de cada zona.

En el anuncio de la cartera también se destacó el aumento del 5,7% en su presupuesto respecto de 2019 y además que tendrá a su disposición $ 9,5 billones, siendo el segundo ministerio con más recursos, tras Educación.

Si bien FONASA lleva varios años simulando este sistema de pago por GRD en 25 hospitales y los resultados han sido favorables, hay consenso en que esta metodología requerirá de una constante observación, para evaluar cómo reacciona el sector, ya que algunos centros hospitalarios podrían presentar complicaciones debido a sus problemas de gestión.